miércoles, 16 de mayo de 2018

UN VUELO DE BAJO COSTE

Quisiera viajar al cielo,
Con un billete sencillo.
En vuelo de bajo coste.
Como si un Tur, hacia Egipto.

Marcharme por unos días,
A ese lugar escogido.
Del que no regresa nadie. 
Y son muchos, que han partido.

Voy a explorar la Galaxia
 Y a regresar en un tiempo.
Contando lo que he vivido.
Alquilaré una Chalupa.
Con remeros bien “curtíos”

“Pa” navegar por las aguas,
De sus celestiales ríos.
Hablaré con todo aquel.
 Que se preste a hablar conmigo.
Y me cuente las hazañas.
Que en el Edén, ha vivido.

También yo seré el correo.
Para entregar las misivas
Que me den para llevar.
A  familiares… amigos…

Serè enlace de otros seres,
Que viajaron hace tiempo.
 De los que nada supimos.

Como buen corresponsal,
Del eterno Paraiso.
Entrevistaré al regente.
 Que acaudilla sus destinos.
Para saber de su mano.
 El agrado de los mismos.

Cando termine el periplo,
Y regrese convencido
Emprenderé mi camino.
Y será la rectitud.
La que camine, conmigo.

( Bruma )

miércoles, 2 de mayo de 2018

LA CARABINA



En época de noviazgos
Cuando el amor se alborota.
Llega produciendo estragos.
También llega la custodia,
que Carabina llamaron.


Hay que Frenar a los novios,
A no pasarse de osados.
Y dejar que el aire pase.
Para de lejos mirarlo.
Ni de la mano agarrarse.

La pareja disfrutaba.
Que allí estaba, cancerbero,
Con sus fauces dilatadas.
Para alertar de las normas.
Que los padres de la novia.
Dieron, para cortejarla.

Pero a pesar del guardián.
 Y sin que el viento pasara.
Se presenta la cigüeña.
Y por cierto, bien cargada.

No es que el guarda, se durmiera.
 Ni que el aire se colara.
Para el amor no hay fronteras.
Y de haberlas, las tumbara.
Cuando llega y se aposenta.
Cualquier parapeto salta.

Sopla con viento Solano.
Derriba puertas cerradas.
Y no hay blindaje seguro.
Ni zonas amuralladas.
Para apagar la candela.

Que al amorío desata.
Y un muro de contención.
Puede avivar la fogata.
Que en tiempos de privación.
Se injiere con mayor,  gana.

( Bruma )

martes, 24 de abril de 2018

CUANDO VAS ENTRANDO EN AÑOS


Cuando vas entrando en años.
Se te va quitando el miedo.
Se agudizan tus sentidos.

Se ve más límpido el Cielo.
Entras en otra espiral
Fijándote en lo pequeño.
Ves la vida en otro prisma,
A corto plazo, diremos.

Que solo con nimias cosas.
Se agrandará tu contento.
Te ha vuelto más selectivo
El acontecer del tiempo.

Ya que dispones de menos.
Y no te agrada perderlo.
Te sobran los agasajos.
Pues sabes, que no son ciertos.
Porque tu interior te dice.
No escuches, ese concierto.

Ahora te toca soñar.
Y atesorar los recuerdos.
Que junto con los achaques.
Guardarás con gran secreto.

En un cofre de abedul.
Que habrás lacado por dentro.
Para contener la historia.
Que el devenir delos tiempos
y tu verdad, te trajeron

( Bruma )

LA PANTASMA



La Pantasma de mi pueblo,
Sale en la noche cerrada.
Dicen que arrastra cadenas.
 Viste con túnica blanca.
Las calles lucen desiertas.

Allí no sale ni un alma.
Solo con la oscuridad,
El espíritu cabalga.
Dicen que un aire se escucha,
Silbar allá en lontananza.
Es el lenguaje del miedo,
Que impide, que nadie salga.

Unos piensan que es mentira.
Otros, que serán las almas.
Que no han llegado a la gloria.
Y claman por encontrarla.
Y ya los más atrevidos,
Dirán que de amor se trata.
Que son amores fallidos,
Tapados con tela blanca.

Y dentro se esconde el novio.
Para verse con su amada,
A la espera cada noche
Detrás de la balconada.

Mas cuando sale la Luna.
El jinete, no acaballa,
Y no habrá besos tras la reja.
Antes que despunte el Alba. 

Los amantes necesitan,
Que el astro Claro no salga.
y que no brillen las noches, 
con luminarias, doradas.

( Bruma )

jueves, 22 de marzo de 2018

MI ENCUENTRO CON LA POESÍA




Nunca pensé que unas rimas.
Fuesen a darme alegrías.
Fue por cierto, en mi cocina.
Donde llegaron las Musas.
Me dijeron… espabila.



Por qué una endivia o un nabo.
Una alcachofa, o judía.
No te pueden inspirar,
Las letras de una Poesía?

Ponte manos a la obra.
Y utiliza los fogones.
Para amenizar los versos.
Cual Santa Teresa hacía.
Que entre pucheros rogaba,
Al Señor, si se perdía.


Y allí me inspiró mí Musa.
Entre sartenes perolas.
Ajos, patatas y  puerros,
Gazpachos y salsa Rusa.

Quise llegar a mujeres.
Emigradas de los pueblos.
Que apenas casi salían.
Las recitaba en las teles.
Que en los barrios emitían.

Eran muy cutres, muy cutres.
Pero aquello nos valía.
Para dales otro aliento,
E instarles hacia otra vida.

No sé si lo conseguí.
Pero di lo que tenía.
Pueden ser ripios o versos
Ensalzando la comida.
Pero fue el primer encuentro
Que tuve, con la Poesía.

Luego las Musas dijeron.
Ya puedes cambiar de senda.
Porque ha cambiado la vida.
 Escribe lo que te plazca.
Y que digan, lo que digan.

( Bruma ) 

martes, 20 de marzo de 2018

LAS MADRES


Hay estrellas en el Cielo
Que brillan cual los Luceros.
Son el alma de las madres,
Que se alían con la Luna,
Y nos cuidan desde lejos.

Nos protegen nuestras vidas
También nos velan los sueños.
Viven nuestras alegrías.
Y lloran con tantos duelos.
Que nos depara la vida.

No te dejarán de lado,
Aunque a otro lado, se fueron.
Alza tus ojos al Cosmos.
Y las verás encendidas.
Para tu goce y recreo.

Todas responden a un nombre.
Que ellas mismas escogieron.
Madre, deciden llamarse.
Madre, repites muy quedo.

Que tú también serás madre.
En las campiñas, del Cielo.
Y te llamarán tus hijos.
Reclamando tu consuelo.

( Bruma)

viernes, 9 de marzo de 2018

SIMPLEMENTE MUJER


Quien duda que el Mundo gira,
Porque existe una mujer?
Elisa,  Carmen, Palmira…
Todas ellas pueden ser,

Quien llevan sobre sus hombros.
Los pilares del deber.
Y que la vida no acabe.
Por falta de un nuevo ser.

Ella no nace sumisa,
Y nunca, lo quiso ser.
Siempre mostró su valía.
Mas el varón no la ve.

 Piensa que es mero  juguete,
Que se creó para él,
Como objeto de deseo.
Y para calmar su sed.

Ella se siente invisible.
Ante un narcisista ser.
Que se fija en la envoltura.
Y el regalo no lo ve.

Ella mira en los adentros.
Ella nada como un pez.
No es Cenicienta de cuento.
Ni potada de un cartel.

Ella es universitaria,
Aunque no sepa leer.
Y una experta en las finanzas.
Sin de números saber.

De política no entiende.
 Ni necesita entender.
Que sabrán esos cofrades.
Que nos quieren defender.
Como somos las mujeres.

Dios nos libre del poder.
Y de sus sucios manejos.
En aras de la mujer.
Que libres hemos nacido,
Y libres, queremos ser.

( Bruma ) 

sábado, 17 de febrero de 2018

TIEMPOS DE CUARESMA



Aún recuerdo aquel paseo,
Paseo, de las acacias.
También llamado Lejío,
Que lejos del pueblo estaba.

Pero acacias si que había,
 y con olor, te embriagaban
En invierno un barrizal,
En  verano un polvicero.
Pero llega la cuaresma
 Y los amores inciertos.

 Se quedaron en el limbo,
de ese baile ahora desierto.


Era por eso el paseo,
Un cupido en el silencio.
Donde el amor se palpaba,

Sin querer y sin saberlo.
Allí se hilaban amores,
Cuando el salón se cerraba.
Que se deshilaban luego.
Cuando la tregua, se acaba.

Yo que pasaba de amor.
  Me metí en otra contienda.
Suspiraba por la casa.
 Que había tras una verja.

Con un jardín misterioso.
Y una mujer como dueña.
La casa estaría encantada.
Y una rosa sería ella.

Me sedujo el secretismo
Que esos hierros escondieran.
Pero en ese recorrido.
Dos pilones se entremezclan.

Con el amor y el encanto.
Y el recreo de las bestias.
Ahora luce ese paseo.
Oropeles por doquiera.

Esculturas y parterres.
Ya no existe polvareda.
Ni la casa misteriosa
Luce ya tras de su verja.

Ni lucen los dos pilones.
Ni ya se sacian las bestias
Ni se fraguan los amores
Porque el salón no se cierra.
Pero yo sigo soñando.
Con los tiempos, de Cuaresma 

( Bruna )