lunes, 6 de octubre de 2014

LA DECADENCIA DEL SER.


 
 
MIS OJOS, NO SON MIS OJOS

SON ACEITUNILLAS SECAS.

YA LAS LÁGRIMAS NO MANAN.

AUNQUE ME INUNDEN, LAS PENAS.

 

DE MIS PESTAÑAS NO QUEDA,

 NI EL BRILLO NI LA OPULENCIA.

SON ILILLOS DESGASTADOS.

QUE MÁS QUE LUCIR, ME AFEAN.

 

MIS CEJAS SIN PERFILAR,

SON, CUAL CAMPO DE MALEZA.

GERMINAN, DONDE NO DEBEN

Y NO ESTÁN, DONDE BEBIERAN.

 

MI NARIZ, NO ES MI NARIZ

APORRILLADA Y BERMEJA.

CON DOS ANCHAS MADRIGUERAS

DONDE CRECE, LA MALEZA.

 

Y QUE DECIR DE MI RISA,

SALTARINA Y SANDUNGUERA.

HAY UN RICTUS EN MI BOCA,

QUE YA NO SE DESPEREZA.

 

 Y QUE DIRÉ, DE MIS DIENTES.

SON, CUAL DESCARNADAS CRESTAS.

MENOS MAL QUE YA NO RÍO,

 NO HAY MIEDO, QUE SE ME VEAN.

 

MIS LABIOS, NO SON MIS LABIOS,

SU TURGENCIA, YA ESTÁ MUERTA.

SON LINEAS IRREGULARES,

CAMINOS, DE PIEL RESECA.

 

Y MIS OREJAS, TURGENTES.

YA SE MUESTRAN, POCO TERSAS.

PERDIDA SU LOZANÍA,

NO HAY ATISBO, DE BELLEZA.

 

NO CONOZCO MI BARBILLA

PUES DEL LUNAR QUE LA PUEBLA,

ANTAÑO YO, PRESUMÍA.

AHORA SE MUESTRA, CUAL SIERRA.

 

 MAS NO QUIERO HACER, LA GUERRA.

NI TAMPOCO, UNA SANGRÍA.

QUE A PESAR, DE LOS PESARES,

 LUZCO, PORQUE SOY, LUCÍA.

 

AUTORA: ( BRUMA )

RESERVADOS LOS DERECCHOS LEGALES.

No hay comentarios: